lunes, 21 de octubre de 2013

Dios existe

Un hombre fue a una peluquería a cortarse el pelo, y allí entabló conversación con el peluquero. Al llegar al tema de la existencia de Dios, el peluquero dijo:
- Pues yo no creo que Dios exista, como usted dice.

- ¿Por qué? -preguntó el cliente

- Pues es muy fácil, basta con salir a la calle para darse cuenta de que Dios no existe. Fíjese: si Dios existiera, ¿habría tantos enfermos, niños abandonados, enfermos desamparados? Si Dios existiera no habría sufrimiento ni tanto dolor para la humanidad; no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas.

El cliente se quedó pensando un momento y, mirando pasar a través del cristal del establecimiento a un hombre con el cabello largo y la barba desarreglada, con un aire de desaliño, replicó al peluquero:
- Pues yo creo que los peluqueros no existen

- ¿Cómo que no? -dijo asombrado el aludido-. ¡Pero si aquí estoy yo, que soy peluquero!

- No, los peluqueros no existen. Porque fíjese, si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre que va por la calle.

- Los peluqueros sí existen, lo que pasa es que esas personas no vienen hacia mí.

- Exacto. Dios sí existe, pero ¿cómo no va a haber dolor y miseria si la gente no le busca?

1 comentario:

xavier rivas dijo...

Buena reflexion exelente punto de vista