domingo, 13 de mayo de 2007

El arroz

Cuenta una antigua leyenda china que en una ocasión el maestro le quiso enseñar a su discípulo la diferencia entre el cielo y el infierno.

Le condujo a un lugar donde había una enorme montaña de arroz, cocinado y listo para servir de alimento. A su alrededor, había cientos de personas hambrientas, pálidas y demacradas, que tenían en sus manos palos de dos y tres metros de largo. Llegaban a coger el arroz, pero no se lo podían llevar a la boca debido a la longitud de los palillos. Era un terrible sufrimiento tener delante el arroz sin poder comerlo.

A continuación, el maestro condujo al discípulo a otro lugar donde había una enorme montaña de arroz, cocinado y listo para servir como alimento. A su alrededor, había cientos de personas felices y llenas de vitalidad, que tenían en sus manos palos de dos y tres metros de largo. Llegaban a coger el arroz, pero, en vez de intentar inutilmente llevarselo a su propia boca, llevaban el arroz a la boca de las personas que tenían a su alrededor. Así todos quedaban saciados y felices en una gran comunión fraterna.

4 comentarios:

Yaminez Gonzalez dijo...

La lectura anterior trata de la solidaridad y de los beneficios que ella tiene para todos los seres humanos, ya que el ser humano por su naturaleza es sociable es también solidario y un país se defiende mas cuando sus habitantes conocen y practican la solidaridad que en un país que no sientan ese deseo de ser solidario. Sin embargo a veces cuando se es solidario no hay retribución pero si una grata satisfacción de haber ayudado a otra persona, para mí entre los valores más importantes después del respeto, esta la solidaridad, y ese es lema de Defensa Civil.

maria elena dijo...

EL ARROZ.
Esta lectura me pareció muy importante e interesante ya que nos enseña y hace reflexionar. Entre los dos grupos de cientos de personas que habitan esa montaña de arroz, que me da entender que el arroz es la sabiduría que podemos encontrar dentro de esa inmensa montaña, las riquezas que poseemos cada uno de nosotros, la inteligencia por solo ser humanos y llenos de muchos conocimientos, que debemos de compartir con los seres que nos rodean. Los que se ayudaron entre sí para comer son personas que viven en comuna, que saben amar y compartir con su prójimo, son seres pensantes que se preocupan por el bienestar y el progreso de cada uno, no son individualistas viven fraternalmente sin pensar quien es más que el otro, existe la igualdad y solidaridad e intercambian todo lo que poseen sin discriminar a nadie. En cambio el otro grupo de personas son seres individualistas, que piensan en su propio beneficio, y son incapaces de hacer algo por el bien de su prójimo, a veces prefieren perder lo que tienen que compartirlo; los conocimientos que tienen no los comparten tampoco, son egoístas e incapaces de ver a su alrededor sino para su beneficio es por eso que prefieren morirse en este caso de hambre que buscar la forma de cómo sobrevivir con las personas que los rodean y vivir en comuna, en fraternidad. Es por eso que debemos de ser cada día mejores para así salir adelante y que nuestro país progrese y nuestra tierra, amarla cada día más ya que es nuestra herencia y debemos cuidarla y aprender a conocer las riquezas que tiene y saber utilizarla por el bien de todos. María Elena Rondón. c.i. 10.2756.612 Administración de Desastre. Nocturno

Anónimo dijo...

Uno de los principios de Dios es que habitemos en armonia, manifestando el amor al projimo de echo es uno de los mandamientos "Amaras a tu projimo como a ti mismo" si cumplieramos es te principio a cabalidad, estoy segura que la situaciòn de la sociedad fuera otra! y eso es lo que qiere decir la lectura o por lo menos lo que yo interpreto deberiamos ayudarnos todos entre si, seriamos todos verdaderos hermanos y practicariamos el don del verdadero sentimiento del amor.
Vilma Gonzalez
Admòn Desastre Nocturno
Secciòn 303

mirnareyes dijo...

Buenos días Prof. Carolina, no es casual que sea la lectura "El arroz" la que acaparó mi atención. Realmente me siento plenamente indentificada con ella, porque los seres humanos tendemos a dar la espalda a aquellos que por uno u otro motivo simplemente somos diferentes. Afortunadamente no somos la mayoría. La solidaridad es un valor muy valiosa que debe estar siempre presente entre nosotros,en la carrera que estamos estudiando es de primer orden ser solidarios; el aprender a compartir y respetar la condición de cada ser hará de nuestro paso por este mundo un continuo aprendizaje, y la satisfacción de saber que aportamos un grano de arroz para que otros puedan alcanzar sus metas y ser felices.